Visor de contenido web Visor de contenido web

Rutas a pie

Senda de la Cascada del río Nonaya

Ruta calificada como «Sendero Local (S.L.AS 22)»

La ruta discurre por un tramo del antiguo Camino de Santiago en el concejo de Salas.
Se inicia el recorrido en la plaza de la Campa, en Salas, donde pueden realizarse algunas visitas de interés, a la Colegiata de Santa Maria la Mayor (s.XVI), al Palacio de Valdés Salas(s.XVI) o a la Torre defensiva(s.XIV) que alberga el Museo Prerrománico San Martín. Este recoge un valioso conjunto de piezas prerrománicas y lápidas epigráficas del siglo X, procedentes de la iglesia de San Martín.
Donde se termina el empedrado de la Plaza de la Campa, se encuentra el panel de inicio de la ruta. Debe de tomarse a la derecha la calle Ondinas, para al final de la misma abandonar la vía asfaltada y proseguir el itinerario por un camino de tierra y piedra.
Pasando una pomarada a la izquierda empezamos a oír, el río Nonaya que nos acompaña durante gran parte del recorrido. A pocos metros del inicio de la zona libre de pesca se encuentra la Fuente de Pain. Una vez pasados los cargaderos de la antigua mina de caolín y un pequeño curtidero de pieles hoy abandonado, la senda gana altura sobre el río, cada vez más encajado en el valle. Se sigue ahora el camino labrado en la ladera de la montaña, de la que brotan varios arroyos.

El paseo se hace agradable a la sombra de un frondoso bosque de ribera, en el que predominan los alisios, contemplando además fresnos, robles, avellanos.. Sé continua el camino cruzando por encima de un hermoso puente de piedra caliza, con estructura de arco de medio punto y un intradós bastante profundo, reflejo de la magnifica técnica constructiva de las épocas pasadas, que salva el paso hacia la Sierra de Bodenaya, lugar de nacimiento del río Nonaya, 600m más adelante, justo antes de encontrar otro puente de similares características, debe tomarse una desviación a la derecha que conduce al río, abandonado el Camino de Santiago. Tras recorrer unos 250 m de suave descenso, se alcanza el destino del itinerario, un entorno de paz y tranquilidad en el que las aguas del mismo camino hasta alcanzar de nuevo la villa de Salas, pudiendo finalizarse la jornada con un paseo por el casco urbano que completará la visita.